Toallas con forma de Helados, regalos originales

Para combatir el calor, nada mejor que un postre helado lleno de crema, adornado con cerezas, y galletas, que se ven tan deliciosas que es imposible evitar robar una.

Disfrazar un helado con toallas es toda una obra de arte, un helado demasiado buenao y listo para comer!!!!.

Para la próxima fiesta en la piscina, sorprenda a tus amigos con estos deliciosos helados, ideales para el verano,y también para usarse después de un buen baño.

Lleva la mejor combinación de sabores en tres toallas: fresa, chocolate y vainilla.

Cada helado viene con dos toallas que se enrollan y se colocan en un vaso transparente simulando un cono con una pajita .

Todo está cubierto con una cereza y la imitación de una oblea, no cabe duda de que esta es una presentación deliciosamente original, cuando se trata de sorprender a nuestros invitados.

Ideal para decorar baños y como regalo de cumpleaños, bodas, graduaciones, día del amigo y muchos más.

admin

4 comments

    • Yo con los tacheros sf3lo hablo del clima.Antes les diuscteda el recorrido, pero eso los hereda, sentedan que estaba desconfiando de ellos y despue9s se ponedan insoportablemente agresivos. Aprended bastante en ese sentido de la peledcula Collateral , con Jamie Foxx, peledcula que por lo deme1s es un bodriazo.Eso, en Rosario. En Buenos Aires no deceda una palabra por miedo a que me descubrieran el acento rosarino; despue9s aprended a esconder el mapa. a1Confedo tan poco en los tacheros! Una vez tuve una pelea terrible con uno que me pasef3 por Palermo. a1Con tanta mala suerte que me vio un colega escritor y le contf3 a todo el mundo! Despue9s otro escritor me1s joven hizo un cuento a partir de eso, que me permitif3 darme cuenta de cue1nto habeda exagerado el testigo . En el cuento yo mataba no me acuerdo que9, pintaba un caballo con la sangre, etc.Igual tengo mis ane9cdotas con taxistas. No se9 conservarles la gracia al contarlas por escrito. Tengo, por ejemplo, la del tachero que vio a Rafal Bigote Acosta (periodista y poeta rosarino) parado en una esquina del centro y se quedf3 maravillado: Eh, bfEse no es Bigote Acosta? . Eso desatf3 una conversacif3n sobre afeitadas, en que yo le pregunte9 cf3mo hacedan los hombres, que se tenedan que afeitar todas las maf1anas, bfque9 pasaba si se tenedan que levantar muy temprano? y e9l me explicf3 que en ese caso e9l se afeitaba de noche. Y volvif3 al otro tema: Le voy a contar a mi mujer que lo vi al Bigote Acosta , deceda. Pobre, pareceda que eso le habeda salvado el deda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *